WHATSAPP CHAT: ¿Alguna pregunta? Listo para responder

¿Cómo y cuándo tomarlas?

Debemos ponernos unos límites en cuanto a la cantidad de chuches que podemos tomar en la semana. No es bueno tomarlas todos los días, lo mejor es que la mayoría de los días los pasemos sin chuches, y así poder hacer ver a los más pequeños, que es algo que se toma en ocasiones especiales, como puede ser un cumpleaños, fin de semana, cuando vamos al cine,... y que nos son hábitos que se puedan coger para algo diario.

Se deben pactar un número de golosinas máximo a la semana. No es conveniente que todos los días se tomen: debe haber “días sin chuches” (la mayoría) y “días con chuches” dentro de la semana, para que el niño comprenda que son excepciones justificadas (un cumpleaños, fin de semana, etc.).

Procure diversificarlas (no todas las “chuches” son nutricionalmente iguales) y distribuirlas para evitar sobrecargas puntuales de azúcares. Si puede elegir, mejor las que pesan menos: con el mismo volumen o cantidad (es lo que percibe el niño) ingerirá menos calorías.

Evite el “picoteo continuo”: Se deben agrupar y tomarlas “como postre” de una de las comidas. Mejor sentados a la mesa, evitando atragantamientos.

Y siempre después un buen cepillado dental, porque ya se sabe...

Fuente e imagen: AEPap